Navegar Seguro – Cuidado con tus datos personales y bancarios

¿Te gustaría saber cómo protegerte del robo de datos en Internet? ¿Quieres conocer los distintos tipos de estafa que se llevan a cabo en la red? Recopilamos toda la información que necesitas conocer para proteger mejor tu cuenta bancaria.

¿Cómo se roban tus datos?

Antes de explicártelo, es esencial que tengas en cuenta que si bien Internet es una herramienta de consulta y socialización perfecta, también es un terreno abonado para los amigos de lo ajeno. Es imprescindible que tengas muchísimo cuidado con ofrecer tus datos sin comprobar, de las formas que vamos a comentarte, que la página web correspondiente es la que dice ser. A este tipo de delito se le denomina phishing y tiene las siguientes variantes.

Mensaje de un remitente conocido destinado al robo de tus datos

Lo habitual es que recibas un correo electrónico de tu banco en el que te piden que accedas a una página web para solucionar un problema con tu cuenta. Hasta no hace mucho tiempo, te enviaban correos electrónicos de bancos en los que no tenías cuenta corriente por lo que te era más fácil detectar el fraude.

Sin embargo, en la actualidad los delincuentes investigan un poco sobre tus últimas búsquedas en Internet para acertar. En el mensaje encontrarás el logotipo de tu banco y siempre un enlace que has de pulsar para introducir tus claves de acceso. Lo normal es recibir un segundo mensaje confirmando que todo está arreglado, pero, en realidad, lo que acabas de hacer es permitir que los ciberdelincuentes usen tu acceso y contraseña a la página de tu banco para robarte.

Otra variante es la de recibir, en tu teléfono móvil (normalmente se trata de un mensaje de Whatsapp o SMS) un mensaje de Correos o cualquier agencia de transporte para que introduzcas tus datos de pago si quieres recibir el paquete. El funcionamiento y el resultado es exactamente el mismo, si bien en este caso se te solicita el pago de una cantidad módica con tu tarjeta de crédito que se añadirá a lo que piensen robarte más adelante (les habrás dado el número y la clave de tu tarjeta de crédito).

El tercer tipo de phishing es el famoso, y al parecer efectivo, mensaje procedente de un país africano. Recibirás un correo electrónico con un asunto llamativo para que lo abras. En su interior encontrarás que se trata o bien de un príncipe o de un funcionario de un país en guerra que te pide ayuda para poder solucionar su situación a cambio de un beneficio económico a posteriori. Aunque te parezca extraño, sigue funcionando.

La seguridad digital es muy importante para evitar sorpresas
Imagen de David Mark en Pixabay

¿Cómo proteger tus datos correctamente?

En los tres casos anteriores, has de llevar a cabo una serie de comprobaciones imprescindibles para que no te dejen la cuenta corriente a cero. Toma nota de nuestras recomendaciones.

No hacer nunca clic en el enlace del mensaje que recibas

Es mejor copiar la dirección y pegarla en Google para que el buscador te confirme si la web es maliciosa o no. Lo habitual es que te encuentres con diversas opiniones sobre la página en cuestión.

De tener dudas, pregunta

Solo tienes que preguntarle a tu banco si te han enviado algún mensaje o a otro miembro de tu familia sobre el posible pedido que ha podido hacer para que, a su vez, confirme con la tienda que hay algún problema.

Mantén a salvo tus datos bancarios

En ocasiones, los hackers (personas que se encargan de robar tu información con fines delictivos) atacan a páginas de uso común donde has podido hacer la compra o adquirir unas entradas para el teatro. Para evitar problemas puedes:

  • Usar Paypal.Se trata de una cuenta donde puedes almacenar tu dinero y usarla para pagar lo que quieras. Es gratuita y puedes cargarla de saldo desde tu tarjeta de crédito y luego borrar esta última. Para acceder tienes que introducir tu dirección de correo electrónico, una contraseña y el código que te envían por SMS por lo que estarás apostando por complicarle bastante la labor a los delincuentes.
  • Usa una tarjeta de prepago. Hay tarjetas de crédito específicas para comprar en Internet que puedes recargar con la cantidad justa para pagar algo concreto. Puedes activarla o desactivarla como quieras y siempre tendrás la garantía de que no pueden robarte nada.

Fíjate bien en la dirección de la página web que vas a visitar

Cuando entres en la web, comprueba en la casilla donde escribes la dirección de cada página lo siguiente:

  • ¿Aparece un candado de color verde?
  • ¿La dirección empieza por https://?
  • ¿La dirección URL no es la típica o está mal escrita?

De ser así, esa página te garantiza que todo el rastro que dejes durante su uso serán encriptado para evitar que otra persona pueda conocer los detalles de tu forma de pago.

No uses la misma contraseña para todo

Es muy habitual usar la misma contraseña para todo o añadir algún complemento relacionado con la web en cuestión. Repetir el mismo patrón nunca es positivo. Resulta más conveniente cambiar, al menos una vez cada dos meses, las contraseñas más importantes para aumentar la protección de tus datos.

Recomendamos dejar que el navegador guarde y gestione nuestras contraseñas, y que sea él quien las cree con la opción de Sugerir contraseña segura. Para tener todas las contraseñas a nuestra disposición pero lejos del alcance de quienes nos las quieran robar, lo más práctico es tener la misma cuenta de navegador (Google en caso de Chrome, Mozilla para Firefox, Apple para Safari, etc.) en nuestro PC, smartphone, tablet y otros dispositivos inteligentes.

Cuando tengamos que iniciar sesión en una web desde un dispositivo en que no tenemos nuestra cuenta de navegador iniciada, simplemente sacamos el smartphone, tablet o PC donde sí tenemos nuestra cuenta del navegador y en Opciones abrimos Inicios de Sesión o Contraseñas. Ahí podremos buscar la cuenta de la web específica y copiar o mirar la contraseña de la web particular, por ejemplo Netflix para ponerlo en nuestra SmartTV.

El navegador ofrece guardar contraseñas y crear contraseñas seguras.
Con un clic derecho, nuestro navegador puede autorellenar la contraseña y sugerirnos una contraseña segura que guardará.

Cuidado con las redes sociales

Si bien son perfectas para socializar u opinar, es demasiado habitual incluir información como el lugar de nacimiento, la fecha exacta del cumpleaños y otras respuestas que podrían servir para justificar el cambio de contraseña a favor de la persona interesada en robarle. Intente limitar la información al máximo para evitar problemas.

Protege tu ordenador y navega por Internet de forma segura

A continuación, te ofrecemos una serie de consejos finales que te permitirán lograr el objetivo arriba descrito.

Instala un buen antivirus

Puede elegir entre la versión gratuita, hay fantásticas opciones, o de pago. En todos los casos, se actualizan solos y cada vez que vaya a entrar en una página web sospechosa se abrirá una ventana y escuchará un mensaje que le avisa del peligro. Configura también Windows Defender para que esté activo en todo momento y actualiza el sistema con regularidad.

Actualiza el sistema, programas y aplicaciones

La seguridad informática es un campo en constante avance, ya que nuevos ataques aparecen y las empresas encuentran vulnerabilidades y nos protegen de ellas con cada actualización que ofrecen. Es por eso que mantener el sistema operativo, los programas y aplicaciones actualizados reducirá considerablemente el peligro que tenemos de ser atacados o caer en un engaño.

Cuidado con las conexiones por wifi

De tener que hacer una compra o acceder a tu cuenta bancaria, es conveniente que evites conexiones inalámbricas a Internet en sitios públicos como bares, restaurantes, estaciones o aeropuertos. Es posible el robo de tu información y su posterior uso fraudulento. Mejor, espere a llegar a su casa para llevar a cabo las gestiones correspondientes.

Lee la política de privacidad de cada página web

Entendemos que se trata de un texto demasiado largo y normalmente farragoso, pero es donde la empresa correspondiente te explica qué va a hacer con tu información y cuánto tiempo la va a almacenar. De no encontrar este documento, o de leerlo y no resultarte nada claro, elige otra alternativa.

Hay iniciativas que intentan resumir los puntos negativos, neutrales o a favor en los términos de servicio de las webs más populares. Es el caso de TOSDR (Términos de Servicio, no los leí), en la que nos resumen puntos a favor y en contra de diversas empresas en la red.


Esperamos haberte ayudado a conocer cuáles son los peligros que puede provocar facilitarle la accesibilidad a tu tarjeta de crédito a quien no corresponde ya que podrías ser víctima de una estafa. Repasa bien la información anterior para evitar una situación que ponga en riesgo tus ahorros o tu información más confidencial. Tomando las medidas oportunas, conseguirás un espléndido resultado. Protégete de los que intentan aprovechar cualquier oportunidad para provocarte un daño económico irreparable. Tomando las precauciones correspondientes, y revisando al detalle cada mensaje que recibas, te será mucho más fácil ganar en tranquilidad. Disfruta de Internet de forma segura y aprovecha al máximo todo lo que te ofrece.

¿Tienes algun consejo o duda que no hayamos tenido en cuenta? Dejánoslo en los comentarios para que podamos añadirlo.

Deja una respuesta